lunes, 13 de junio de 2016

Entre arriba y abajo

Antes de leer: Esta historia la escribí el pasado verano, en pleno auge de originalidad, estereotipos everywere, soy una extremeña que habla de andaluces y vasco, todo con intención humorístico y sin ganas de ofender, ademas, me encantaría que aquellos lectores me corrijan si en algún momento me salgo o estoy algo perdida en algunos comentarios porque estamos para aprender.
Espero sinceramente que os guste y manita arriba si queréis más partes.





Sople las 18 velas que mi madre había colocado minuciosamente, formando la inicial de mi nombre en esa rica tarda de chocolate y nata que hace la pastelera de mi barrio, aquella que solo compra por mi cumpleaños y cuando de pequeña tenía relación con mis mascotas,normalmente cuando sucedía algún acontecimiento triste como que mi gato se ha comido al canario, que al gato le ha atropellado un coche o  que mi primo ha tirado al pez por el water porque según él, Nemo quería ser libre,  a pesar de pasarlo muy mal nunca ha sido una razón de peso para cerra mi corazón y dejar de tenerlos.por eso, sigo teniendo  en mi casa medio zoológico.

-Papa, ¿Quieres dejar la camarita de video?- dije molesta, mi padre llevaba todo el día recordando ese 12 de junio de 1997 cuando llevo a mi madre a que me pariera, básicamente, lo recuerda en todos los cumpleaños como si cada vez fuera algo distinto y sorprendente,," felicidades hija, te haces un año más mayor, un año que pasa desde el milagro de la vida", cosa que no era así, solo recordaba lo mal que lo pasaba mi madre y que él se mareo en el momento en el que podía entrar en el paritorio, tan hombre para algunas cosas y para otras nada, pero ese comentario siempre me lo ahorro hasta que un día cuando me enfoque con la cámara.... ese día ... temblara.


Como decía en mi decimoctavo cumpleaños no podía ser menos y tenía que grabar absolutamente todo, desde que me desperté con mis pelos de leona y legañas en los ojos despes de semanas enteras de dormir poco,debido a los exámenes que había sufrido, hasta cada bocado  que daba al desayuno, se quejaban los de "Gran Hermano", yo lo estaba viviendo en mi casa.

-¡Kabenzotz! Saca un poco de alegría andaluza, chiquilla que haces dieciocho años, luego pide el coche graciosa.

-Que uses chiquillas no te hace menos vasco, ¿lo sabes verdad? ¿tengo algún regalo? He quedad con Carmen y Triana para tomar algo y volver como una cuba a casa, antes de prepararme para salir de nuevo por la noche a zorrear....

-¡PAULA!- me grita mi madre desde la cocina, mi madre, María del Rocio, andaluza, malagueña de cabo a rabo, casada con un vasco, pero vasco, vasco, más estereotipos en mi familia no podrían existir, parece una película española de las malas o una serie, pero no, esa es mi vida- que ganas de picar a tu padre..... que malos prontos sacas, hija.

Las pullas entre andaluces y vascos en mi casa es lo más normal, mi madre le exigió, como todo lo que hace, a mi padre el hacer todo lo posible para que yo no me avergonzara de tener una madre andaluza y un padre vasco, dejemos esa tontería a un lado, vivo en un pequeño pueblo costero  malagueño por lo que es un poco chocante pero nada del otro mundo.

Así pues, yo era la chica de pelo castaño,como mi padre, largo y con ojos verdes, como mi madre, la cual podía cantarte una salve rociera o ponerse a desvariar en euskera, que es una forma estupenda de soltar palabrotas sin que nadie te entienda, salvo tu padre que te escuchaba a kilómetros y bueno...se puede adivinar que pasaba si una niña de 6 años la oyes cargase en todo lo cagable, o soltar esa palabrota que su padre gritaba cuando se pegaba con el dedo meñique en algún mueble.

Mi madre aparece de la cocina con un pequeño paquete azul con lunares, muy original por su parte, en su interior había una libreta del mismo estilo.

-¿Y esto?

-Para que seas más ordenada o le escribas a tu madre cosas de chicas que harás cuando te vayas  a Málaga o donde sea a estudiar medicina-puse los ojos y mi madre le dio un codazo a mi padre en señal de que  estaba metiendo la pata- bueno...estudiar lo que sea, aunque más me gustaría que fuera medicina.






2 comentarios:

  1. Hola!
    Acabo de conocer tu blog y me ha gustado mucho, así que te sigo y me verás por aquí de vez en cuando comentando ^^ Yo también tengo un blog literario, me podrías seguir?
    Un abrazo muy grande y nos leemos ^^

    Yaiza
    xx

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarte ;) ya te he hecho una pequeña visita

      Eliminar