viernes, 10 de junio de 2016

Lluvia


La lluvia tintineaba en las ventanas de las casas, llenaba las calle  de grandes charcos donde al día siguiente los niños saltarían antes de entrar en el colegio.
Los pocos rezagados que se veían por las calles, corrían buscando refugio, yo no tenia prisa por llegar a casa, podría quedarme todo el día sentada en ese banco, abrazada a mis rodillas, mirando al suelo, dejando que la lluvia gotee por mi flequillo, nadie se percata de que yo estaba allí.

Mis lagrimas se mimetizan con las gotas, el tiempo era una metáfora perfecta de como me sentía, sentir que las puertas de mi alma han cedido y hoy, precisamente hoy, ha decidido dejar todo salir.

Siempre fui una chica de piedra, nunca dejaba salir mis sentimientos, odio las riñas. Ese día por la mañana me disponía a pasar una gran día con mi familia, cumplía los ansiados dieciochos años y mis primos me habían chivado de que tenían planeado algo para mí.
Pero nunca llegué a mi destino, nunca supe que la locura de encontrarme con esa persona acabaría conmigo.
Apareció de la nada queriéndome quitar todo y lo consiguió.. Y aquí estoy sentada con la cabeza gacha esperando a que sirena deje de sonar  en la lejanía y todo quede de nuevo en silencio, pues no se porque estoy aquí si ya no estoy, no se porque me mojo si ya no estoy, no se porque siento si ya deje de sentir, no se porque existo, si hace poco deje de existir.

Me levanto y regreso a casa, todas las luces están encendidas, menos una, menos la luz de mi habitación, más se que no la volveré a encender.

1 comentario:

  1. Sentarse en un banco, abrazarte a las rodillas, ponerte a pensar y ver como lentamente por tu cara empieza a correr un manantial de lágrimas que nadie jamás podrá hacer desaparecer...tal vez sean errores o tal vez sean lecciones que la vida nos da...y si además se pone a llover y empiezas a notar como la lluvia te va corriendo por el pelo mientras se mezcla con las lágrimas es una de las sensaciones que más consiguen relajar y hacer que tu cabeza piense y diga: SE ACABO!SOY FUERTE, PUEDO CONTIGO Y CON 50 COMO TU...VAMOS A COMERNOS EL MUNDO LE DUELA A QUIEN LE DUELA! Y HOY SÍ, QUE LLOREN POR LO QUE PERDIERON POR NO SABER CUIDAR...PERO NI UNA LAGRIMA MAS EN NUESTRAS CARAS

    ResponderEliminar